EVOLUCIÓN. De levadura a eliminador de basura celular frente a los virus

La utilización de la levadura no es reciente. Sin saber nada de su papel o de su existencia, los seres humanos han utilizado la levadura desde siempre para hacer pan, cerveza o vino. Y es que su historia se remonta a 5.000 años con los egipcios, quienes utilizaron levadura para elaborar su pan, y creían que se trataba de un milagro. Fue en el Siglo XIX y gracias a Louis Pasteur cuando la historia de la levadura se vio revolucionada en 1857 cuando descubrió el proceso de la fermentación.

Hoy en pleno Siglo XXI investigadores americanos de la Universidad de Idaho y de la Universidad de Colorado en Boulder han descubierto que un gen de la Saccharomyces cerevisiae y de otras especies de levadura del género Saccharomyces parece estar evolucionando rápidamente para reconocer y destruir virus atacantes.

El hallazgo es sorprendente porque el gen, denominado XRN1, no está asociado a la función inmunitaria. Su cometido principal es la producción de una proteína que ayuda a la célula a deshacerse de “trastos viejos”.

El equipo de Rowley y Sawyer utilizó herramientas de análisis genético para examinar el XRN1 en todas las especies conocidas de la levadura Saccharomyces, hallando que está cambiando rápidamente, mucho más deprisa de lo que supondría hacerlo por casualidad. Para comprobar si realmente está reaccionando contra los virus, Rowley y Sawyer eliminaron el gen y colocaron en su lugar al XRN1 de otras especies de levadura Saccharomyces.

Cuando colocaban un XRN1 de una especie distinta, de pronto el virus empezaba a multiplicarse con rapidez. La otra función del XRN1, la “oficial”, se mantenía sin problemas en todos los casos.

[Img #39129]

Levadura del género Saccharomyces. (Foto: CDC)

Todo apunta a que el gen evoluciona de manera diferente en cada especie de Saccharomyces para poder centrarse en los virus específicos que infectan a cada especie, manteniendo al mismo tiempo aún su papel esencial como eliminador de basura celular.

Lo descubierto por el equipo de Rowley y Sawyer no solo proporciona un modelo para entender mejor la “carrera armamentística genética” de la interacción anfitrión-virus, sino que tiene también aplicaciones potenciales más directas en la salud humana. El XRN1 es un gen evolutivamente antiguo, presente debido a ello en multitud de especies, incluyendo al Ser Humano.