¿Células progenitoras para el cerebro?

Las células progenitoras pueden ayudar a recuperar las neuronas lesionadas. Si bien la piel y otros tejidos del cuerpo pueden trasplantarse, no se puede cortar un trozo del sistema nervioso e introducirlo en otra parte del organismo. No obstante, investigadores de la Universidad McMaster en Hamilton han logrado convertir células sanguíneas humanas en células progenitoras neuronales.

Una muestra de sangre humana aporta un millón de neuronas potenciales. Si se inyectan en el cerebro de un ratón, las células humanas se dividen y adoptan características del nuevo medio. La imagen muestra el aspecto del crecimiento del tejido neuronal «sanguíneo». Mick Bhatia y sus colaboradores lograron esta reproducción a partir de la técnica denominada cribado de alto contenido (high content screening). En concreto, el corte transversal del cerebro de un ratón muestra cómo las nuevas células, diferenciadas en ­color verde, se ajustan a las formaciones (rojo) del ­hipocampo.

En la placa de Petri, los investigadores pueden ­determinar el tipo de neurona en el que debe convertirse una célula progenitora. De esta manera es posible crear tejido nervioso central o periférico. En un futuro, una muestra de sangre podría revelar el efecto que un medicamento ejerce en el sistema nervioso de una persona sin poner en riesgo su salud.

Fuente: Single transcription factor convertion of human blood fate to NPCs with CNS and PNS developmental capacity. M. Bhatia et al. en Cell Reports, vol. 11, n.o 9, págs. 1367-1376, 2015