Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia participan en un ensayo clínico para probar un páncreas artificial

La UPV participa en un ensayo clínico, pionero en España, para probar un nuevo modelo de páncreas artificial que mejore la vida de los diabéticos.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia entre otros han puesto en marcha un ensayo clínico, pionero en España, para estudiar la eficacia de un nuevo modelo de páncreas artificial (PA), uno de los últimos avances de tecnología aplicada a la salud, destinado a calcular de manera automática – a través de un algoritmo matemático de control – la dosis óptima de insulina necesaria en cada momento para los pacientes enfermos de diabetes tipo 1.

El objetivo del modelo es dotar a las bombas de insulina que utilizan los pacientes con este tipo de enfermedad de un sistema adicional (algoritmo de control) que les indique la cantidad de insulina justa y necesaria para un paciente en cada momento.

Uno de los actuales problemas de los sistemas existentes hasta la fecha es que no toman las decisiones de forma automática, y requieren siempre que el paciente interprete la cifra de glucosa y decida qué hacer en cada momento respecto a la dosis de insulina a administrar.

Por ello, en los últimos tiempos, con el objetivo final de mejorar el control de la enfermedad, el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con DT1, se han puesto en marcha distintas iniciativas dirigidas a automatizar tanto la monitorización de la glucosa como la dosificación de insulina.

El sistema de asa cerrada, o más comúnmente conocido como páncreas artificial (PA), es un sistema que incorpora un algoritmo inteligente de control (controlador), que interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide la cantidad de insulina a administrar, de manera automática, en cada momento.

En este contexto, uno de los principales problemas a los que se enfrentan estos sistemas de PA es el control de las cifras de glucosa después de las comidas, ya que hay que evitar la infusión excesiva de insulina, que puede originar hipoglucemias. Además, el PA debe decidir la infusión de insulina durante la noche, donde diversos equipos ya han demostrado su eficacia.

En este ensayo se intenta comprobar la eficacia de un controlador automático de diseño original en la regulación de las cifras de glucosa después de las comidas. El controlador interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide, cada 15 minutos, la cantidad de insulina a administrar de manera automática.

Fuente: Universidad Pltécnica de Valencia

Etiquetas: