Reducción del consumo energético y emisiones de CO2 en aparcamientos cerrados

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPC) proponen medidas para conseguir una mayor eficiencia en los sistemas de ventilación de aparcamientos cerrados.

Un grupo de investigadores de la UPM ha realizado un estudio de un garaje urbano con diferentes usos de aparcamiento y, como resultado, propone un método que permite reducir considerablemente el consumo de energía, las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y los costes del sistema de ventilación respecto de los estándares actuales.

Aparcamiento perfil

La ventilación en un garaje cerrado consiste en introducir aire del exterior de suficiente calidad y extraer el aire contaminado producido por las emisiones de los vehículos, especialmente el monóxido de carbono, con el fin de reducir los contaminantes a niveles que sean aceptables para la salud de las personas. Se debe calcular el volumen de flujo de aire exterior necesario para diluir el monóxido de carbono por debajo de los límites permitidos por los reglamentos, y cuanto más exacto sea ese cálculo, mejor será la calidad del aire interior y la eficiencia energética del sistema de ventilación del garaje.

Sin embargo, realizar este cálculo es un asunto complejo. Por ello, el objetivo de esta investigación ha sido, por tanto, realizar un cálculo preciso del caudal de ventilación necesario para no exceder los niveles permitidos de concentración de monóxido de carbono teniendo en cuenta una serie de elementos novedosos.

Las conclusiones obtenidas muestran que la aplicación de la normativa vigente lleva a un sobredimensionamiento de las instalaciones de ventilación de un garaje cerrado, lo que trae como consecuencia un mayor consumo de energía y un aumento de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Los resultados de esta investigación muestran cómo la solución propuesta en el aparcamiento estudiado reduce el consumo energético.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid