Dieciocho nuevas especies de moluscos.

Los moluscos son invertebrados que constituyen uno de los grupos más numerosos del reino animal. Están en todas partes, desde las grandes alturas, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, hasta profundidades oceánicas de más de 5.000 metros de profundidad, en las aguas polares o tropicales y suelen ser elementos comunes de los litorales de todo el mundo. Dentro de este grupo animal, se encuentran los nudibranquios caracterizados, entre otras cosas, por no tener concha y poseer una llamativa coloración, lo que alerta a sus depredadores de su toxicidad. Dentro de este grupo, podemos encontrar a su vez a la familia Aeolidiidae.

Esta familia ha sido el centro del estudio de una investigadora de la Universidad de Cádiz, un trabajo que se ha basado principalmente en revisar desde un punto de vista molecular y morfológico todas las especies conocidas que la componen. Este grupo de invertebrados es de los más grandes en cuanto al número de géneros que la forman y, aunque se conoce desde hace muchos años, no se sabía gran cosa de ellos.

Una vez que adquiridas las especies, se iniciaron los análisis moleculares. Para ello se extrae su ADN y se les hace una serie de análisis denominados “análisis filogenéticos” que lo que pretendían era determinar el grado de parentesco entre las especies y entre los géneros. Así, poco a poco se fueron  obteniendo una serie de resultados y viendo qué géneros eran válidos, cuáles no… para ir delimitando la diferencia entre géneros y qué características determinan a cada uno de ellos. De las 52 especies estudiadas, 18 de ellas son nuevas, es decir, no eran hasta ahora conocidas para la Ciencia.

Fuente: Universidad de Cádiz