Científicos logran recuperar imágenes reflejadas en los ojos de un fotografiado

Los seres humanos son muy eficientes para reconocer caras familiares, incluso a partir de imágenes de muy mala calidad.

 

Foto: Stuart Campbell

 

Una nueva investigación dirigida por un psicólogo de la Universidad de York está utilizando los avances en el nivel de detalle disponible en la fotografía digital para aprovechar esta capacidad humana para su uso en la medicina forense.

Como los objetos más frecuentemente fotografiados son las caras, existe un gran potencial para la recuperación de información oculta presente en las imágenes faciales.

Hasta ahora, los fotógrafos habían asumido que su propia cara estaba ausente de la imagen. Pero la investigación, dirigida por el Dr. Rob Jenkins, del Departamento de Psicología de la Universidad de York y publicado en PLOS ONE, tumba esta suposición.

Realizando zoom en fotografías en alta resolución tipo pasaporte, el Dr. Jenkins y el co-investigador Christie Kerr, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Glasgow, fueron capaces de recuperar los rostros de los espectadores debido a los reflejos en los ojos del sujeto a fotografiado. Las imágenes de los espectadores recuperadas pudieron ser identificadas con precisión por los observadores, a pesar de su baja resolución.

Para establecer si los ‘reflejados’ podían ser identificados a partir de las imágenes extraídas, los investigadores presentaron las caras como estímulos en una especie de juego. Los observadores que no estaban familiarizados con los rostros de los transeúntes realizaron el reconocimiento con un 71 por ciento de precisión, mientras que los participantes que conocían los rostros mostrados lo hicieron con un 84 por ciento de precisión.

El Dr. Jenkins dijo: “La pupila del ojo es como un espejo negro. Para mejorar la imagen, tienes que acercar y ajustar el contraste. Una imagen de la cara que se recupera de una reflexión en el ojo de un sujeto es aproximadamente 30.000 veces más pequeña que la cara del sujeto. Así, nuestros resultados muestran la notable solidez del reconocimiento de rostros humanos, así como el potencial sin explotar de las fotografías de alta resolución”.

Los investigadores dicen que en los delitos en los que se fotografía a las víctimas, como la toma de rehenes o el abuso sexual infantil, los reflejos en los ojos del sujeto fotografiado podrían ayudar a identificar a los autores.

Las imágenes de personas recuperadas de cámaras confiscadas como evidencia durante las investigaciones penales pueden ser utilizadas para reconstruir las redes de socios o para vincular a las personas a lugares particulares.

 

Fuente: Universidad de York

Etiquetas: