Laboratorio móvil para módulos fotovoltaicos en Chile

La compañía española Enertis Solar, pionera en el control de calidad de módulos de energía solar fotovoltaica, estrenará en el mes de febrero el primer laboratorio móvil de ensayos de paneles solares del mundo. El proyecto ha costado 750.000 euros, en parte financiados por Madrid Network, el clúster público-privado de la Comunidad de Madrid, que premia así la innovadora propuesta de la compañía.

A la empresa de capital español se le ocurrió la idea hace tres años, ante la degradación de la situación del mercado solar fotovoltaico, con el objetivo de ahorrar costes.

Esta planta de ensayo de cuatro ruedas, que echará a andar hacia Italia el próximo mes, será capaz de ofrecer el mismo control de calidad de los paneles que el laboratorio de la empresa en San Sebastián de los Reyes, en Madrid: condiciones ambientales controladas, análisis de la degradación de potencia de los módulos, ensayo de seguridad y aislamiento eléctrico. “El mercado español está parado, así que nuestro objetivo es poder exportar nuestros ensayos a cualquier otro país, y la mejor forma de hacerlo es meter todos nuestros equipos en un dispositivo móvil”, explica Marcos Caramés, director de servicios corporativos e I+D+i de Enertis Solar.

Una vez construida una planta solar fotovoltaica, se necesita realizar un análisis de calidad que garantice, por ejemplo, el índice de degradación de potencia del panel que asegura el fabricante. Los módulos solares van perdiendo potencia y así carga eléctrica a lo largo de los 25 años de su vida útil. “Siempre se da una pérdida anual, y es importante localizar el módulo que se degrada para optimizar la planta”, según Caramés. Enertis también se encarga del aislamiento eléctrico de los paneles para evitar descargas y de una inspección visual de cómo se ha construido la planta solar.

“La ventaja de este laboratorio móvil es que los clientes no tendrán que enviar sus módulos a nuestro laboratorio, ahorramos en transporte y también se minimizan las pérdidas de producción”, ya que al desinstalar los paneles para su revisión se pierden horas de generación de electricidad. Con esta planta de ensayo móvil, el cliente recupera su módulo en un día.

Enertis Solar también utilizará su PV Mobile Lab para abrir mercado en otros países, dada la sequía del sector solar fotovoltaico en España. “El laboratorio también nos sirve para evitar invertir directamente en cada país y movernos en función de las tarifas (a la generación de electricidad a partir de esta tecnología) que ofrezca cada región”, matizan desde la compañía, que tiene oficinas en España, Chile, Italia y Estados Unidos y opera en 11 países con una potencia instalada de 800 megavatios.

Si el proyecto marcha bien, Enertis Solar sacará a la carretera una segunda planta de ensayo itinerante, sin límites geográficos. “Si hay que meter el vehículo en un barco hacia Chile, lo haremos”, aseguran desde la empresa.

La compañía compagina su actividad de control de eficiencia de las plantas con la consultoría y el asesoramiento a bancos que quieren invertir en solar fotovoltaica. De hecho, esta es el área que más actividad tiene, pero fuera de España. Cuando una entidad financiera se interesa por una planta, Enertis Solar analiza el potencial de radiación solar de la zona y las empresas participantes.

Fuente: Madrid Network / cincodias.com