Recubrimientos biodegradables para envases de papel y cartón

El Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene) ha participado en un proyecto europeo para desarrollar recubrimientos biodegradables para envases de papel y cartón que logran aumentar sus propiedades barrera, mecánicas y de mojabilidad.

Los materiales que han resultado de la investigación son aplicables a sectores como alimentación, farmacéutico y cosmético, muy sensibles respecto al control de la seguridad del envase por estar en contacto directo con el producto.

Según informa el centro, perteneciente a la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit), han logrado esas mejoras sin necesidad de utilizar polímeros convencionales, que reducen sustancialmente la reciclabilidad original de estos materiales celulósicos.

Se trata de la iniciativa BioFlexCom, cofinanciada por el Instituto de la Pequeña y Mediana Industria de la Generalitat Valenciana (Impiva) y la iniciativa Collective Research Networking (Cornet), a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Itene subraya que BioFlexCom amplía las posibilidades de uso a los sustratos de papel y cartón, ya que los nuevos materiales conjugan excelentes propiedades para el mantenimiento de los productos con las exigencias medioambientales y la necesidad de la industria de desarrollar nuevos envases ecológicos y con mejores prestaciones.

Según las mismas fuentes, la selección de los materiales para el desarrollo de los recubrimientos se ha realizado teniendo en cuenta las exigencias de la legislación alimentaria, mientras que los sustratos empleados son materiales celulósicos como el papel kraft y el cartón, muy utilizados en el sector del envase y embalaje.

En su segundo año de ejecución, BioFlexCom ha llevado a cabo el escalado semi-industrial de los desarrollos realizados para obtener sustratos bio-nano-recubiertos.

Así, se han formulado con éxito mezclas de biopolímeros a partir de PLA, PCL y PHB, reforzados con nanoarcillas o nanocristales de celulosa, que incorporan a su vez antioxidantes naturales.

FOTO: ITENE

Al respecto, desde Itene destacan que el empleo de estos recubrimientos activos sobre sustratos celulósicos eleva a estos materiales a la categoría de sustratos activos para envase.

Incremento de la resistencia al Aceite y Agua

Esas bio-mezclas aportan una mejora en la resistencia a la mojabilidad de aceite y agua respecto a los sustratos celulósicos originales, sin detrimento de las propiedades mecánicas, y sin variar el color original de los materiales recubiertos, ni tampoco sus propiedades de biodegradabilidad y reciclabilidad.

Itene es el socio español en el consorcio BioFlexCom, integrado también, por Belgian Textile Research Centre (Centexbel) y el instituto alemán Research Institute of Leather and Plastic Sheeting (FILK), que es el coordinador del proyecto.

 

Informa europapress