Eficiencia energética en viviendas a través de Inteligencia Artificial

Investigadores y estudiantes de Ingeniería Informática en Sistemas de Información de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia trabajan en un proyecto que estudia la reducción de consumo de energía aplicando sistemas de inteligencia artificial a las viviendas.

El sistema de inteligencia artificial que han implantado dota a las viviendas de la capacidad de aprender los hábitos de consumo energético de sus habitantes, así como de recomendar el momento idóneo.

Esto se consigue mediante la implantación en las casas de redes neuronales y algoritmos genéticos, que permite, no sólo aprender los hábitos de consumo, sino enviar un aviso a nuestro dispositivo móvil, ordenador o tablet, con la que sería la regulación óptima.o para utilizar electrodomésticos o regular la climatización e iluminación.

Para su correcto funcionamiento, los investigadores y estudiantes de la CEU-UCH han diseñado una potente base de datos que almacena todo tipo de información referida a la temperatura, humedad, iluminación, climatización y consumo energético de una vivienda, creando los patrones de consumo de cada habitante.

Además, esta base de datos también registra información sobre la productividad de las infraestructuras que disponen de captadores de energía renovable, como por ejemplo, de energía solar.

De este modo, el programa es capaz de identificar y comparar ambas viviendas, con el fin de proporcionar al usuario una mejor optimización del suministro de energía en su hogar.

Gracias a las redes neuronales que están integradas en las viviendas, éstas sólo necesitan entre diez días y un mes para aprender las rutinas y gestionar eficientemente las viviendas; de igual forma, los algoritmos genéticos ayudan a predecir el estado de la casa en las próximas horas, consiguiendo un pleno control y seguimiento de la eficiencia energética del hogar.

Según el responsable del proyecto, Nicolás Montes, “En el futuro, las viviendas equipadas con este tipo de domótica  formarán parte de las smartgrids o redes inteligentes de viviendas”.

Finalmente, la velocidad a la que avanza este proyecto hace viable la existencia de ciudades energéticamente eficientes en una realidad no muy lejana.

Como aclara el propio Montes “Un sistema informático central registrará todos los datos de consumo y de producción de energía de las viviendas haciendo recomendaciones de consumo a nivel global entre todos los habitantes de la red; de esta forma, será posible crear ciudades y regiones más sostenibles”.