BioMicrochip que simula pulmón permite tratar diversas enfermedades

Investigadores de la Universidad de Harvard (EEUU) crean un microchip recubierto por células humanas vivas capaz de imitar las funciones pulmonares tratando de erradicar los edemas pulmonares (acumulación anormal de líquido en los pulmones).

Este pulmón artificial ha ayudado a los científicos a analizar la toxicidad de un fármaco y también a determinar nuevas terapias en prevención a la enfermedad del edema pulmonar, la cual resulta potencialmente mortal.

Como explica Donald Ingber, autor principal del estudio, “Las principales compañías farmacéuticas gastan mucho tiempo y una gran cantidad de dinero en cultivos celulares para desarrollar nuevos fármacos  pero estos métodos no predicen los efectos de estos agentes dentro del cuerpo humano”.

El dispositivo está fabricado con un cristal transparente y flexible, del tamaño de una tarjeta extraíble, y sigue un proceso de producción similar al de los microchips informáticos.

El microchip consta de dos canales huecos separados por membranas porosas.  En uno de sus laterales, las membranas están revestidas por células de pulmón humano, y en el otro extremo, por células humanas de vasos capilares.

A estos canales se les aplica el vacío, con la consiguiente  deformación de la estructura de tejidos que ello produce, y así, se consigue recrear la forma en que los tejidos de los pulmones humanos se expanden y contraen con la respiración.

La utilización de este microchip no queda restringida a los edemas pulmonares, sino que, como afirma Ingber “este modelo de edema pulmonar humano en un chip puede ser usado también para identificar nuevos agentes terapéuticos”, lo que realza la importancia de este descubrimiento.

Además, dice estar orgulloso ya que “en tan solo algo más de dos años, hemos pasado de mostrar el diseño inicial del pulmón-en-un-chip a demostrar su potencial para la modelización de una enfermedad humana compleja, lo que creemos que proporciona una visión de cómo serán en el futuro el descubrimiento y el desarrollo de nuevos fármacos”.

Esta nueva tecnología cambia la perspectiva en cuanto al desarrollo de futuros tratamientos o fármacos, representando un importante avance en el campo de la investigación, donde los propios científicos afirman que estos dispositivos suponen una esperanza para la identificación de nuevas dianas terapéuticas.