Sistema de sensores inalámbricos para pacientes

Un equipo de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) desarrolla un sistema de redes inalámbricas de sensores  que permitirán aumentar la independencia y el bienestar de enfermos y personas de edad avanzada que deban estar bajo vigilancia, entre otras posibles aplicaciones.

La eficacia de este innovador sistema, de una gran utilidad en el sector socio-sanitario, ha sido puesta a prueba en un sanatorio de Birstona, Lituania. La prueba piloto tenía como objetivo ofrecer en el centro los siguientes servicios:

  • Vigilancia en zonas determinadas, donde se controlan las salidas y entradas de personas no autorizadas en el perímetro.
  • Monitorización de los signos vitales de los pacientes.
  • Control de los movimientos de los pacientes y los médicos en una zona concreta.

Según explica UPM, “El servicio de monitorización de signos vitales permitió el control de parámetros que pueden afectar a la salud del paciente como el ritmo cardíaco, temperatura corporal o humedad ambiental”. Esto se traduce en el éxito de la consecución de sus objetivos, ya que facilita la observación que puede tenerse de los pacientes, sin mantener el control exhaustivo que suponía  para el personal sanitario.esalud-upm

El funcionamiento de este sistema se basa en el control de la salida o entrada de pacientes  de un recinto “virtual” mediante el uso de nodos implantados en brazaletes que identifican individualmente a personas, así como nodos perimetrales equipados con sensores de infrarrojos pasivos (PIR) capaces de detectar cruces del perímetro tanto de pacientes como de personas ajenas al sanatorio.

De este modo, la aplicación de los sensores no sólo abarcaría el sector socio-sanitario, sino también facilitaría el control penitenciario gracias a la férrea observación que  permite sobre una zona.

Centrado principalmente en el sector salud, esta tecnología pretende fomentar  la independencia, seguridad y privacidad de gente enferma o en la tercera edad.

El público objetivo al que se dirige, hace que los propios investigadores de la UPM se atrevan a afirmar el gran impacto que producirá dicha tecnología en la sanidad, ante el constante crecimiento de la población anciana en la sociedad.