Envases biodegradables: el futuro de la conservación de alimentos

La empresa española Domca ha fabricado un envase de plástico biodegradable cuya función es la conservación íntegra de frutas y verduras, tomando como base principal de la investigación una hortaliza: el ajo.

Esta hortaliza, con propiedades desinfectantes y antimicrobianas ya conocidas, se utiliza para combatir las bacterias y mohos que surgen en los vegetales y que provocan enfermedades tales como la salmonelosis y E.coli entre otras.

Los investigadores obtienen estos aditivos gracias a un proceso de extracción orgánica que realizan sobre una pasta hecha de ajos. Debido al fuerte olor que desprenden, el producto se incorpora en pequeñas cápsulas que son insertadas en los poros de la capa de plástico que, más tarde, entrará en contacto con los vegetales.

Bunch of ApplesSegún explica Cristina Núñez, responsable de proyectos de la empresa Domca, “las cápsulas actúan progresivamente, lo que les ayuda a controlar el proceso de conservación, aumentando así la vida útil del producto, y, por tanto, su valor económico”.

La empresa granadina expone su trabajo en un proyecto europeo en el cual se incluyen empresas de diversos países tales como Alemania,  Israel y Holanda entre otras.

Estos avances suponen una gran oportunidad de negocio para el sector del embalaje, al posibilitar la comercialización de un envase innovador del cual podrá beneficiarse una gran parte del sector agrario, gracias no sólo a su valor medioambiental, sino también al ser una medida preventiva que evita la transmisión de enfermedades.

Por otra parte, al haberse realizado este nuevo desarrollo en el marco de un proyecto europeo, esto favorecerá el acceso a nuevas vías que pueden facilitar su expansión a nivel internacional.