La evolución del Crowdfunding

Recortes de papelEl crowdfunding está imparable. Hace un mes Allerta Inc, la empresa fabricante de los relojes Pebble logró recaudar 8 millones de euros a través de Kickstarter, y hace unos días la cantautora Amanda Palmer recaudó casi un millón de euros para promocionar su nuevo disco.

Lo que más llama la atención es que estas recaudaciones se han hecho sin que el receptor ofrezca ningún tipo de participación sobre los beneficios que se puedan generar a partir de los productos o servicios que se ofrecen, sino que se recompensa al “patrocinador” con premios que van desde la descarga digital de algún producto (música, video, imágenes, etc), el envío de algún producto (franelas, postales, relojes, etc) y hasta la inclusión del patrocinador en los créditos del producto (por ejemplo, como co-productor de alguna producción audiovisual).

Pero ahora, gracias a cambios a nivel global en las normativas que regulan las inversiones de capital, el crowdfunding podrá ofrecer no sólo recompensas en forma de premios, sino que también podrá ofrecer participación en la empresa (acciones y otros tipos de participaciones). Así, el crowfunding está creando una nueva fuente de capital de inversión muy potente y valiosa; una nueva clase de inversores: los clientes.

De esta forma, el crowdfunding permitiría que los emprendedores puedan solicitar fondos de cualquier persona en el mundo para que inviertan o financien sus iniciativas empresariales, y no sólo a un pequeño y reservado grupo de inversores multimillonarios acreditados para aportar grandes capitales.

En lugar de recaudar capital de riesgo para crear un producto, los empresarios ahora podrán solicitar financiación directa de los clientes, incluso antes de que el producto sea una realidad.

Se abren las puertas hacia otras vías de financiación

La mayor parte de las plataformas de ​​crowdfunding de hoy en día se han caracterizado por apoyar proyectos creativos que no suelen generar beneficios económicos. Sin embargo, poco a poco se hará una transición a portales de financiación basados ​​en equidad, primero en los Estados Unidos, y luego en Europa y Asia. A nivel mundial, hay una enorme cantidad de capital de inversión segregado en millones de potenciales clientes esperando por una buena razón para aportar dinero a cambio de retornos continuos.

Sin embargo, no todas las plataformas crowd migrarán hacia este modelo. En una entrevista realizada por OM Malik, el co-fundador de Kickstarter, Perry Chen, afirma que no están interesados en modelos con equidad. En la entrevista, Chen asegura que “únicamente seguiremos apoyando proyectos creativos. Creemos que cuando la gente aporta $5, $20 o $50, estos donantes no están interesados en un retorno de su inversión.”

Además, agrega que “existen muchas ideas en el mundo cuyo objetivo es potenciar la creatividad sin tener que generar dinero. Estas iniciativas necesitan un modelo disruptivo que les ofrezca financiación sin la obligación de generar retornos. Nosotros (Kickstarter) queremos apoyar a este modelo.”

Tracción a través del crowdfunding

Si bien existe una gran cantidad de fondos disponibles de Capitales Riesgo, business angels y programas de financiación; la cantidad de capital que puede provenir del mercado, es decir, de los potenciales clientes, representa una fuente mucho más valiosa. No sólo por la cantidad de capital disponible, sino también porque permite evaluar la calidad de las ideas y su potencial de adopción, en vez de estar limitado a los caprichos y “estimaciones del comportamiento del mercado” de los grandes inversores.

Así, el crowdfunding permite hacer pruebas de mercado antes de desarrollar un producto, ya que se recibirá el feedback directo de una gran cantidad de clientes potenciales que permitirá evaluar la funcionalidad y adaptabilidad del producto antes de su lanzamiento, e incluso antes de su producción.

La posibilidad de consultar una base de clientes potenciales a gran escala antes de construir el producto puede evitar muchos dolores de cabeza. En primer lugar, permite identificar si realmente existe un mercado interesado, ya que el cliente es el único que puede aportar un indicador veraz sobre la aceptabilidad del producto. En segundo lugar, evita la pérdida de tiempo en el desarrollo de un producto que se pensó que alguien podría querer, y que luego fracase al intentar comercializarse.


¿Quieres patrocinar un artículo como éste? Infórmate aquí.

Etiquetas: