Las Patentes: Nociones básicas

por Luis Naranjo.

IdeasLas patentes como único y eficiente instrumento de monopolio sobre tecnologías propias pueden resultar la clave empresarial en estos tiempos de dificultades económicas.

Innovar y desarrollar soluciones ingeniosas a problemas reconocidos pueden tornar la tan manida crisis actual en una oportunidad real de crecimiento y desarrollo empresarial.

Además son la vía más eficiente para rentabilizar la inversión en investigación, desarrollo e innovación bien sea mediante la exploración directa de las tecnologías contempladas en las patentes o mediante su licencia a terceros a cambio de una compensación económica pactada.

Por todo lo anterior, el registro de patentes es fundamental para proteger nuestras invenciones y poder sacarles el máximo rendimiento. Pero para que estas patentes sean concedidas y tengan plena validez jurídica deben conocerse algunas nociones básicas sobre sus requisitos, tramitación y alcance.

Las tecnologías amparadas por una patente deben cumplir 3 requisitos fundamentales:

– Que sean nuevas, es decir, que no se hayan dado a conocer al público con anterioridad a su fecha de solicitud ni en España ni en el extranjero (novedad internacional).

Que impliquen actividad inventiva: que las soluciones planteadas en la invención no resulte del “estado de la técnica” de una manera evidente para un experto en la materia. El estado de la técnica comprende todo lo relacionado con el objeto de la patente que ha sido dado a conocer al público con antelación a la fecha de solicitud de la patente.

Que tengan aplicación industrial: que el objeto de la patente pueda ser fabricado o utilizado en cualquier clase de industria.

En el primer punto, el correspondiente a la novedad, debe ponerse especial cuidado y guardar con recelo el resultado de las investigaciones antes de ser solicitadas como patentes.

Por descabellado que parezca, no sería el primer caso que un organismo público rompe la novedad de sus patentes mediante una publicación, científica o no, previa a su solicitud de patente viciando de nulidad su potencial monopolio o que una empresa privada hace lo mismo con una campaña de marketing previa a dicha solicitud.

Además, debe contemplarse que las patentes son concedidas territorialmente, es decir, cada estado otorga el derecho de explotación en exclusiva de forma independiente y así debe solicitarse en plazo y forma. En este punto debe conocerse también que existen una serie de acuerdos internacionales para facilitar, abaratar y aligerar la tramitación internacional de patentes. Los más utilizados por las actuales tendencias de internacionalización empresarial son dos el ¨ Convenio de Múnich sobre la patente europea¨ y el ¨Tratado de Cooperación en materia de Patentes¨ (PCT).

Para iniciar la tramitación es necesario realizar una solicitud de patente de invención en la que se incluya una memoria descriptiva del objeto patente. En la elaboración de esta memoria debe ponerse especial cuidado en las reivindicaciones, allí donde se reflejan las condiciones y términos para los que se solicita que el estado nos otorgue monopolio. Por este motivo es más que recomendable contar con una agencia de patentes y marcas como aliado en su elaboración y tramitación.

Una vez la solicitud es admitida se le otorga una fecha de solicitud, que será el equivalente a su fecha de nacimiento, y el punto de partida y referencia de cualquier trámite posterior, así como de la validez de la patente. Desde el momento en que se solicita una patente se dispone además de 12 meses para extender dicha solicitud a cualquier otro país o grupo de países.

La concesión de una patente otorga protección durante un período de 20 años improrrogables y está sujeta al pago de una tasa anual para su mantenimiento en vigor.

Trascurridos estos 20 años de plazo máximo las patentes pasan a dominio público pudiendo ser aplicadas libremente en cualquier campo lo que contribuye al avance y perfeccionamiento de la tecnología.

Más información: www.protectia.eu

Luis NaranjoSobre el autor: Luis Naranjo es Técnico Superior en Análisis y Control e Ingeniero Técnico Industrial en la especialidad Química. Como socio fundador de la Agencia de Propiedad Industrial e Intelectual Protectia Patentes y Marcas asesora a los clientes, ofreciendo una visión profesional clara, sencilla y cercana que les facilita la toma de decisiones estratégicas acertadas.

Etiquetas: