El posicionamiento de los centros tecnológicos españoles

“En los próximos 5 años desaparecerán cerca del 20% de los centros tecnológicos españoles” por Angel Adell de Bernardo.

Centro de tecnología

En las últimas conferencias y cursos que he impartido por España aprecio una gran preocupación por el futuro de las personas que trabajan en los diferentes centros tecnológicos españoles a los que tengo el gusto de visitar.

Esta preocupación se acrecenta por la desaparición, con el cambio de gobierno, del antiguo Ministerio de Ciencia e Innovación y la creación de la “Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación”. Con el nuevo Gobierno, la investigación y el desarrollo reducen su importancia como motor de la economía, lo que supondrá también una reducción de los presupuestos destinados a los centros tecnológicos españoles.

Otra cuestión que he apreciado mientras converso con el personal y dirigentes de los centros tecnológicos es la carencia, en la inmensa mayoría de los casos, de un posicionamiento estratégico sobre qué van a hacer durante los próximos años, y una falta absoluta y preocupante de confianza en sus propias capacidades tecnológicas y de llegada al mercado. Aunque no me gusta generalizar, pareciera que sin subvención no se sabe qué hacer.

La tendencia ya mostrada por el nuevo gobierno con su estructura Ministerial es fomentar la autosuficiencia de los centros tecnológicos, reduciendo las subvenciones y ayudas directas. Por esta razón, la falta de posicionamiento estratégico y de confianza, supondrán un lastre insalvable para muchos centros tecnológicos españoles. Sólo aquellos que tengan un encuadre sólido en el mercado tendrán oportunidades de sobrevivir. Aquellos otros que no lo tengan, por desgracia, tenderán a desaparecer o a fusionarse, con el correspondiente drama en términos de pérdida de empleo.

Mi pronóstico es que en los próximos 5 años desaparecerán cerca del 20% de los centros tecnológicos españoles, sobre todo aquellos de naturaleza regional con un ámbito de acción reducido.

Para evitar esta situación es necesario reaccionar, y hacerlo con urgencia. Es necesario reinventarse e innovar: reinventar la estructura, la estrategia a medio y largo plazo, así como innovar en la forma de trabajar, de generar contenidos y cambiar la orientación actual del trabajo que se realiza en los centros tecnológicos. La investigación ya no sólo deberá satisfacer las “necesidades” de los científicos, sino también deberá saber escuchar lo que quiere el mercado. Asimismo, es necesario cambiar la mentalidad y forma de operar del sector empresarial, que debería ser el que estuviera más cercano a las exigencias tecnológicas.

En un escenario de reducción de subvenciones la única alternativa es competir en el mercado, tanto nacional como internacional. Es deprimente ver la escasa relación que muchos centros tecnológicos tienen con otras entidades y centros en el mundo. Sólo se relacionan a través de proyectos concretos, no manteniendo la misma relación una vez estos han finalizado. Esta situación lastra su credibilidad y fortaleza, sobre todo desde la perspectiva de buscar la financiación necesaria para sus actividades.

El mercado de un centro tecnológico no puede ni debe ser su entorno territorial más cercano, sino el que se encuentra en cualquier parte del mundo. Y para ello, es necesario definir y desarrollar estrategias de posicionamiento a nivel internacional. Este posicionamiento vendrá dado por las potencialidades y capacidades de cada centro, que será su valor añadido. Por ello es imprescindible conocer cuáles son las potencialidades de cada centro.

Hay que conocerse para poder posicionarse.

Angel Adell de BernardoSobre el autor: Ángel Adell de Bernardo es fundador y gerente de Euradia International. Ha dedicado los últimos 15 años a construir su propia empresa, ​​basándose en la pluralidad, la innovación, capacidad de aprendizaje y la honestidad como señas de identidad en la coordinación de proyectos a escala europea e internacional. Ha demostrado tener un sentido especial para liderar proyectos e identificar nuevas oportunidades e ideas de futuro, inspiradas en su espíritu creativo.

Etiquetas: