El Internet de las Cosas

¿Quiere ser notificado cuando la ropa termine su último ciclo en la lavadora? ¿Y que le parece un sistema que automáticamente baje el volumen del televisor cuando esté sonando el teléfono o cuando haya alguien en la puerta?

ElectrónicaLa semana pasada, durante la ponencia inaugural de FICOD (Foro Internacional de Contenidos Digitales), Tim O´Reilly enfocó su conferencia en el futuro de Internet. Durante la sesión, surgió el concepto de Web 3.0, que O´Reilly lo concibe como “la web de los sensores, de tal modo que los datos pasan a ser movidos por dichos sensores en lugar de por las personas”.

Para O´Reilly está muy claro que pronto pasaremos del Internet de las Personas, al Internet de las Cosas, es decir, al Internet donde las máquinas se comunican entre ellas sin que exista intervención alguna del humano, salvo para programarlas. Pero ello no implica sólo la conexión entre ordenadores o móviles, sino entre cualquier objeto que podamos imaginar, incluyendo vacas, perros y árboles.

Pero esto no es nada nuevo para empresas como Axeda, que desde el año 2000 intenta crear inteligencia en la nube para monitorear y manejar sensores y redes de sensores en tiempo real. Según Joseph Biron, director de la empresa, la plataforma de Axeda maneja más transacciones por día que la cantidad diaria de mensajes que aparecen en Twitter (y estamos hablando de 7 mil tweets por segundo). Estas cifras nos ayudan a imaginar la importancia que tendrán los sensores/actuadores en el futuro y el cómo Internet formará parte esencial para integrar y analizar la información recopilada por los mismos y luego responder o actuar en función de ciertos parámetros de programación.

Axeda espera la construcción de un sistema que será capaz de escalar de forma exponencial, en lugar de lineal, con el número de nuevos dispositivos que se agregan a su servicio. Dispositivos que muy pronto serán como el recientemente lanzado Twine, un cuadrado de goma que se conecta a Internet y que permite que los objetos se comuniquen entre sí bajo ciertas condiciones.

El Twine, desarrollado por graduados del MIT, viene con una aplicación web que le permite programar sus sensores con las reglas del lenguaje natural como, por ejemplo: “cuando el acelerómetro se encuentre en reposo, entonces enviar un mensaje por SMS que diga “La ropa está limpia”, en el caso de una lavadora.

El Twine permite comunicarse a través de SMS, Twitter, correo electrónico e incluso realizar determinadas acciones en páginas Web.

Actualmente el dispositivo tiene incorporado un sensor de temperatura y un acelerómetro interno, y los desarrolladores están trabajando para incorporar otra serie de sensores externos, incluyendo un interruptor magnético para puertas, un sensor de humedad y un tablero de arranque.

World ConnectedAplicaciones actuales y futuras

Imaginemos un edificio que posea sensores de fuego, humedad, temperatura, lumens o presión en sus paredes, techos, ventanas y puertas. Y que los mismos estén conectados con las centrales de bomberos, empresas de electricidad o gas, albañiles o cerrajeros. Entonces cada vez que el sistema detecte algún cambio anormal en el espacio del edificio, como un incremento de la temperatura, activará automáticamente señales de aviso para informar sobre la situación a los profesionales pertinentes.

Pero el Internet de los sensores pretende ir mucho más allá. Además de vigilancia, control y la posibilidad de enviar actualizaciones a los sensores, el futuro de los servicios basados en Internet tendrá muchas más reacciones automáticas. Así, por ejemplo, si los sensores de un edificio determinan que el mismo está demasiado caliente, un software alojado en la nube analiza la información y activa un sistema de refrigeración o aire acondicionado del edificio para bajar la temperatura.

El Internet de las Cosas tiene cabida en un sinfín de aplicaciones, especialmente a través de dispositivos que envíen mensajes indicando el momento en el que alguna tarea se ha realizado, como por ejemplo cuando suene la campana del colegio para ir a buscar a los niños o cuando termine de ejecutarse un proceso de producción en una fábrica que implique la limpieza de un filtro o el cambio de alguna pieza.

Por ejemplo, la empresa Sparket está utilizando sensores inalámbricos en el ganado de granjas holandesas, capaces de identificar una infección en las vacas o también cuando las mismas estén preñadas e inmediatamente comunicarlo al granjero (incluyendo las coordenadas a tiempo real de la ubicación de la vaca en cuestión).

Este tipo de sistemas está creciendo a velocidades exponenciales y actualmente representan importantes oportunidades de negocio para absolutamente todos los sectores productivos de España y el mundo.

Imagen mapamundi: Danilo Rizzuti / FreeDigitalPhotos.net

Gerald MayoralSobre el autor: Ingeniero Mecánico con MBA en Dirección de Empresas Energéticas, Gerald Mayoral es director ejecutivo de Negocio Tecnológico y responsable de Transferencia Tecnológica en Euradia International. Cuenta con una sólida carrera en la elaboración y ejecución de proyectos de I+D+i, especialmente en el área de Energía, y de planes de negocio para organizaciones públicas y privadas en Europa y América Latina.

Etiquetas: ,