Adiós a los plásticos; bienvenidos los insectos

Científicos diseñan nuevos materiales biodegradables para sustituir al plástico.

Proceso de obtención de aceitesIngenieros del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard han desarrollado un nuevo material que pueda en un futuro sustituir a la gran variedad de compuestos basados en plásticos que hay en el mercado. Para ello, se han inspirado en el mundo animal, en concreto en los insectos. De esta forma, el nuevo material, denominado por sus creadores como Shrlk, imita la fuerza, dureza y versatilidad de la cutícula de los insectos.

La pregunta sería, ¿cómo una sustancia proveniente de los insectos puede ser útil para sustituir los plásticos actuales?

La respuesta que propone el equipo inventor se basa en la morfología de los insectos. La cutícula natural de los insectos es un material compuesto formado por capas de quitina, un polímero polisacárido y proteínas organizadas en una estructura laminar parecida a la madera. Esta cutícula natural, como la que forma el exoesqueleto rígido de un saltamontes, es ligera y delgada, y está destinada a proteger al animal de agresiones externas sin añadir peso ni volumen, para que el vuelo y otras actividades no se vean perjudicadas. Además puede ser rígida en algunas zonas del cuerpo, como el abdomen y el tórax, y elástica en las articulaciones.

Basándose en esta estructura, los investigadores han creado una fina película similar en fuerza y dureza a una aleación de aluminio pero con la mitad de peso y que tendría un precio futuro muy inferior respecto a los materiales a los que podría sustituir.

Sus desarrolladores aseguran que sus características son muy similares a los derivados del plástico; por tanto, se trataría de sustituir un material proveniente del petróleo por una nueva solución biodegradable y biocompatible. De hecho, los expertos pronostican que en un futuro no muy lejano podría ser utilizado en muchos productos de consumo (envoltorios, cajas, piezas de mobiliario), materiales de construcción, etc.

Hoy en día todos los productos que consumimos vienen empaquetados o han sido manipulados por objetos de plástico. Por tanto, el nuevo material presenta una oportunidad para inversiones con enormes posibilidades, ya que es irremediable que los plásticos suban de precio en los próximos años. Ahora es el momento de invertir en sustitutos como Shrlk, que debido a su bajo coste, carácter biodegradable, dureza y flexibilidad se presenta como un candidato óptimo para la futura sustitución del plástico por otros materiales.