“Ponga una nube en su negocio”

por Nieves Franco, Directora General Comercial de Arsys

Nieves Franco - Arsys - Negocio Tecnologico¿Alguna vez se ha planteado tener su propia planta potabilizadora para tener agua en su empresa? Seguro que no. Le resulta más fácil, más seguro y más económico contratar su suministro a un proveedor y pagar su consumo.

Esto es cloud computing: la tecnología ha pasado de ser un producto (un programa, un servidor) a considerarse un servicio y el usuario, ya sea una empresa o un particular, sólo tiene que utilizarlo.

Esto es cloud computing: una nueva forma de hacer las cosas sin preocupaciones, con total tranquilidad y de forma más eficiente.

Las aplicaciones en la nube son sólo la parte más visible del cloud computing, pero no son lo único que puede aportar a las empresas. Esta nueva forma de hacer las cosas está transformando la manera que tiene el entorno corporativo de dar respuesta a sus necesidades de infraestructura TIC: servidores, elementos de red, sistemas de almacenamiento externo, etc. Esto es cloud hosting: la infraestructura como servicio.

Frente al modelo tradicional, el cloud hosting no requiere inversiones iniciales en adquisición de nuevo equipamiento informático, cuya compra se hace según las previsiones de crecimiento a medio plazo, no las necesidades factuales. Tampoco requiere elevados costes de mantenimiento, difíciles de amortizar, ni una constante formación técnica en aspectos alejados de la actividad principal de la empresa y con un retorno de la inversión a largo plazo. Con el cloud hosting, el centro de datos se utiliza como un servicio, con unos costes operativos y variables, según los proyectos que se están acometiendo y los recursos necesarios.

La capacidad informática que tiene una compañía en la nube es la que necesita en cada momento, ya sea en plena campaña o en época estival, de forma totalmente flexible. Es tan fácil de utilizar que las ampliaciones de recursos informáticos se realizan con un clic en el ratón, sin tocar un procesador ni pelearse con el departamento financiero para adquirir un servidor. Y, por supuesto, de forma más segura. Esos recursos están garantizados técnicamente por proveedores especializados, con avanzadas soluciones técnicas y personal cualificado que garantiza la disponibilidad y confidencialidad de la información corporativa.

De este modo, cualquier empresa puede reducir su inversión en infraestructura tecnológica hasta un 73%. Su eficiencia es tal que algunos expertos han llegado a calcular que estas nubes aportarán más de 25.000 millones de euros a la economía española en 2015 y ayudarán a crear hasta 2,4 millones de puestos de trabajo, entre indirecto e inducido, en toda Europa durante el próximo lustro.

Más allá de estas grandes cifras y de las previsiones de los analistas, las ventajas del cloud hosting subyacen en el día a día de las empresas, a las que permite centrarse en su core business, en sus fortalezas y oportunidades. Sin que la tecnología sea percibida como una debilidad o una amenaza. Sin tradicionales barreras de entrada, como la inversión y la complejidad técnica. El cloud hosting es uno de los principales y más eficientes motores de competitividad que cualquier empresa puede incluir en su plan de negocio.

Etiquetas: