Medidas de apoyo y espacios de convergencia

“Existen muchas medidas que, sin perjudicar la libre competencia, consiguen acelerar la llegada al mercado de los avances tecnológicos”

por Gerald Mayoral Ripamonti

DocumentosLos centros de investigación, organizaciones del estado y plataformas tecnológicas han hecho y continúan haciendo una gran labor para posicionar y fomentar la participación de las PYMES en el espacio europeo de investigación. La participación de empresas españolas en programas de financiación de la I+D ha sido exitosa y aumenta cada vez más. Sin embargo, muchos de los avances que se obtienen gracias a estos programas llegan al mercado y la mayoría de las veces se debe a la falta de soporte por parte de la propia administración.

Pongo un ejemplo, el Programa de Bonos Tecnológicos (PBT) gestionado por el CDTI, con sus limitaciones y demoras, logró un gran éxito durante su implementación. El programa promovía la participación de empresas españolas en el VII Programa Marco de la UE, a través de estrategias de internacionalización que derivaran en la presentación de propuestas al VII PM.

Vale la pena acotar que a pesar de que la participación de empresas españolas en el VII PM aumentó considerablemente, el CDTI ha concluido el PBT y no pretende renovarlo.

Volviendo al tema de hoy, exista o no el PBT, igualmente no se termina de concretar el apoyo para que esos desarrollos lleguen finalmente al mercado. El PBT pudo formularse desde un principio para incentivar que esos desarrollos se comercialicen (o al menos se patenten), pero no lo hizo. Todavía existe el miedo a vulnerar la libre competencia del mercado, al darle cabida a los nuevos desarrollos que se consigan a través de los programas de investigación nacionales y europeos.

Medidas de apoyo

Sin embargo, existen muchas medidas que, sin perjudicar la libre competencia, consiguen acelerar la llegada al mercado de determinados avances o iniciativas tecnológicas, mediante la supresión de trabas administrativas, legales, financieras, etc. Hablo de medidas que se tracen no sólo desde un ente u organismo estatal en particular, como puede ser el Ministerio de Innovación, el CDTI o una Comunidad Autónoma, sino que cuente con el apoyo firme de todo el entramado político-económico-social del país.

Coincido con el ejemplo que cita el emprendedor Diego García Sánchez, de AISoy Robotics, cuando dice que se podría definir una legislación que facilite la puesta en marcha y operación de empresas de base tecnológica de nueva creación, donde el riesgo es elevado.

En palabras del propio Sánchez, “la propia naturaleza arriesgada de los proyectos tecnológicos de frontera alimenta en nuestro país un círculo vicioso que poco a poco debería irse resolviendo. Los inversores españoles tienen poca experiencia en proyectos tecnológicos y mucha aversión al riesgo, para ello necesitarían más casos de éxito. Sin embargo, para que hubiera más casos de éxito se requeriría más nivel de inversión en este tipo de proyectos. Esperemos que con la contribución de todos, estas situaciones se vayan resolviendo para que la creatividad y el talento que tenemos en España puedan convertirse en empresas de éxito sin la necesidad de tener que emigrar para hacerlo.”

Por su parte, Pau García, el galardonado con el premio al Innovador del Año 2011 por la revista Technology Review, ha afirmado que “empezar cosas en España es eternamente difícil. En Estados Unidos emprende el 60% de los que tienen ideas; en España sólo el 3%”. En sólo 6 años, su empresa eyeOS ya cuenta con 42 personas.

Pau García estará presente en el Foro Start Up Spain – Conducir a España hacia una economía de innovación, en el cual se organizarán dos mesas redondas para que emprendedores extranjeros que tengan sus iniciativas en España propongan y discutan una serie de reformas y medidas de apoyo para impulsar más emprendimientos.

EventoEspacios de convergencia

Por otra parte, existen iniciativas para incentivar la transferencia de los resultados de la investigación sin vulnerar las reglas de juego de los mercados. Una de esas iniciativas es la Feria Tecnológica organizada recientemente por el Fedit, en donde se creó un espacio en el que centros de investigación y empresas de todo el país se encontraron con el objetivo de charlar, conocerse, encontrar socios y trabajar juntos para mejorar su competitividad.

Se trata de la organización de escaparates de tecnología, en el que la oferta y la demanda puedan coincidir en un espacio en el que todos los sectores estén representados, desde centros de investigación a grandes empresas, desde emprendedores tecnológicos a inversores y Business Angels.

Otros de estos espacios de convergencia que vale la pena comentar es el Foro Europeo para la Ciencia, Tecnología e Innovación, TRANSFIERE 2012, el cual se posiciona como un punto de encuentro entre la invención y la comercialización, que une a la Universidad Española con empresas tecnológicas para fomentar la transferencia y la cooperación.

Transfiere 2012 tiene como objetivo reunir a través de mesas de trabajo B2B la oferta científica con la demanda empresarial, es decir, a grupos de investigación frente a empresas pertenecientes a sectores de desarrollo. La primera edición del foro se celebrará en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga los días 8 y 9 de febrero de 2012.

Y esto es precisamente lo que necesita España. Necesita celebrar encuentros especializados con el principal objetivo de generar y difundir conocimiento como actividad esencial para el progreso de la sociedad española y su convergencia en el ámbito internacional.

España necesita un espacio común, fuera de ese grupo endogámico donde ahora se concentra la investigación, en donde se muestren las capacidades tecnológicas de todos los sectores industriales del país, y donde confluyan ideas y recursos para promover la transferencia del conocimiento y aumentar la competitividad del tejido empresarial español.

Imagen: Arvind Balaraman / FreeDigitalPhotos.net

Gerald MayoralSobre el autor: Ingeniero Mecánico con MBA en Dirección de Empresas Energéticas, Gerald Mayoral es director ejecutivo de Negocio Tecnológico y responsable de Transferencia Tecnológica en Euradia International. Cuenta con una sólida carrera en la elaboración y ejecución de proyectos de I+D+i, especialmente en el área de Energía, y de planes de negocio para organizaciones públicas y privadas en Europa y América Latina.