Placas solares híbridas: una inversión muy rentable

Onyx-solarEn artículos anteriores nos hemos referido a innovaciones recientes que buscan dar solución a los problemas y deficiencias a los que se enfrenta la energía solar. Sin embargo, pese a los esfuerzos realizados, hay que reconocer que investigaciones experimentales como las realizadas con el virus M 13 y con células fotovoltaicas tridimensionales, aun siendo un avance, no han conseguido mejorar de forma suficientemente significativa el rendimiento de las instalaciones de energía solar convencionales, cuya eficiencia a la hora de transformar la energía del sol en electricidad o agua caliente sigue siendo baja.

No obstante, la implantación en Estados Unidos de plantas solares que fusionan la tecnología fotovoltaica y la térmica parece abrir un nuevo horizonte. Este sistema de cogeneración parece superar el problema de la pérdida de rendimiento, al calentarse, de los módulos fotovoltaicos compuestos de silicio, refrigerándolos y aprovechando el calor obtenido de los mismos para producir agua caliente.

De modo que la tecnología de cogeneración no sólo combina en un mismo sistema la generación de electricidad y de agua caliente, sino que además mejoraría el rendimiento de las células fotovoltaicas, aumentando así la producción de energía eléctrica en comparación con los módulos fotovoltaicos convencionales. Esto se traduce en una mayor rentabilidad de los paneles híbridos, estando especialmente indicados para emplazamientos en los que se consuma agua caliente y electricidad, donde el retorno de la inversión sería mucho más rápido que si se tratara de los sistemas de energía solar convencionales, pudiendo reducirse el periodo de amortización a la mitad.

Además, esta tecnología ofrece a las empresas la posibilidad de reducir y conocer con exactitud los costes energéticos a los que deberá hacer frente en el futuro, liberándolas de los  aumentos en el precio de la energía al proporcionar una fuente capaz de cubrir completamente sus necesidades energéticas.

Y deben tenerse en cuenta de igual modo las exigencias en cuanto a eficiencia energética que imponen el Código Técnico de edificación y la nueva Directiva europea 2010/31/UE y los gastos derivados de las mismas, que como hemos visto podrían recuperarse con más facilidad utilizando esta nueva tecnología.