España ya produce energía solar durante la noche

Gracias a Gemasolar España se sitúa como líder mundial en sistemas de almacenamiento de energía termosolar.

Planta GemasolarUno de los mayores retos de los sistemas termosolares ha sido la capacidad de almacenar la energía para cuando exista demanda en ausencia de luz solar. Esto es de particular importancia en España, ya que el segundo pico de demanda ocurre en la noche, lo cual hace del almacenamiento de energía una exigencia altamente relevante.

De ahí surge la tecnología solar de concentración (CSP) como medio para cubrir esta demanda. La CSP usa un arreglo de espejos que reflejan los rayos del sol a un concentrador de calor ubicado en una torre.

La particularidad del CSP es que utiliza un sistema a base de sales fundidas para almacenar el excedente de calor que se produce en la torre. Para ello, se utiliza un intercambiador que calienta una mezcla de sales de nitrato que se bombean de un tanque frío a un tanque caliente. Una vez que el sol se ha puesto, el flujo de sales se invierte y la energía se transfiere desde las sales hacia el sistema de generación eléctrica.

De esta forma se ha conseguido que las plantas CSP puedan seguir funcionando siete horas más en verano y tres horas más en invierno. Por ejemplo, la planta de Guadix en Granada puede inyectar a la red nada menos que 30 MW de energía solar durante la noche.

Torre de Gemasolar

La planta Gemasolar

La gran representante de estas tecnologías es la recientemente inaugurada Gemasolar, una planta solar ubicada en Sevilla que ocupa una extensión equivalente a 260 campos de fútbol. La planta ha costado unos 170 millones de euros y su principal virtud reside en el exclusivo sistema de almacenamiento térmico que incorpora, capaz de suministrar energía eléctrica durante 15 horas en total ausencia de sol.

Se trata de una planta solar con almacenamiento de sales capaz de generar electricidad de acuerdo con la demanda, aún cuando sea de noche o en un día nublado de invierno. Gracias a la tecnología de almacenamiento, la planta podrá trabajar durante más de 6000 horas al año a plena capacidad, en vez de las 3000 horas de la termoeléctrica convencional, pudiendo suministrar electricidad a una población de 25.000 hogares en el sur de España.

Esto se logra concentrando el calor solar reflejado por los espejos sobre un receptor situado en la cúspide de una torre central que concentra el 95% de esa radiación. Para refrigerar la gran cantidad de calor captado se emplean sales fundidas bombeadas desde la base hasta el captador, donde alcanzan temperaturas de 565ºC. Una vez calentado, el fluido circula en sentido inverso por la torre y se deposita en un tanque caliente con aislamiento, donde se logra almacenar la energía calorífica.