Las impresoras 3-D expanden las posibilidades de fabricación

Comienza la transición de esta tecnología de impresión desde organizaciones profesionales a los usuarios finales.

Suela de ZapatoHoy en día, por el precio de un horno microondas, cualquier persona puede comprar una pequeña impresora 3-D y materializar un diseño en tres dimensiones en su propia casa. Y al igual que ocurrió con otros equipos electrónicos del hogar, los precios de estas impresoras están bajando cada día, son cada vez más fáciles de usar y son más seguras. Además, son capaces de imprimir una variedad cada vez mayor de materiales, que van desde el plástico ABS, al chocolate, plásticos e incluso metales.

Este atractivo ha permitido alimentar la imaginación del público. Pero, más allá de un avance tecnológico, es una herramienta de transformación que está cambiando la manera en que se conciben los procesos de fabricación. Ya en la actualidad hay gente que imprime componentes mecánicos completamente funcionales, como prótesis de plástico o incluso estructuras a escala nanométrica hechas de ADN. Aunque la tecnología está siendo utilizada sobre todo para prototipos, su uso es probable que crezca increíblemente en los próximos 5 años.

Con la tecnología de impresión en 3-D se puede separar el diseño de un producto de su fabricación, porque toda la información necesaria para imprimir el objeto está integrada en su diseño. Así, se elimina la necesidad de transportar materiales físicos por todo el mundo, ya que todo lo que necesita para comenzar la producción son los diseños digitales.

Pero el impacto de la impresión en 3-D no se limita a los productos de consumo. Su influencia se apreciará en todos los aspectos del mercado – desde aplicaciones en nanotecnología hasta en la construcción de grandes infraestructuras.

La impresora 3-D, al igual que una impresora tradicional, no está limitada por la complejidad del objeto que se imprime. Es decir, una impresora tradicional puede imprimir un círculo en un papel con la misma facilidad con la que puede reproducir una copia del Guernica. Y la misma regla se aplica a una impresora 3-D. Adicionalmente, una impresora 3-D funciona independientemente de la cantidad de unidades que se impriman. Requiere el mismo esfuerzo imprimir una copia que imprimir cinco mil.

Gracias a esta tendencia, la impresión en 3-D está potenciando la innovación para muchas empresas que dependen de la agilidad y escalabilidad. Por ejemplo, esta tecnología ha permitido a los diseñadores de pequeños productos médicos la fabricación de dispositivos personalizados para cada paciente.

Aplicación de la tecnología

Esta democratización tecnológica está permitiendo que un gran número de empresas dinámicas e innovadoras puedan entrar en mercados que antes estaban reservados para grandes corporaciones. Por ejemplo, las aldeas remotas serán capaces de imprimir productos avanzados, como paneles solares o piezas de repuesto para equipos agrícolas, sin depender de las economías y los sistemas de transporte de las regiones más desarrolladas.

Y cada día aparecen más casos curiosos en la aplicación de esta tecnología, que van desde la impresión de figuras en chocolate o riñones humanos de plástico, hasta niños que diseñan e imprimen sus propios juguetes en 3-D. Recientemente se ha construido un prototipo de impresora 3-D que trabaja fundiendo la arena del desierto con el calor del sol.