Biocombustible más ecológico usa métodos de panadería

InvestigadoresSéneca Green Catalysis, una spin off de la Universidad de Córdoba ha desarrollado unos catalizadores basados en una enzima (la lipasa que suele ser utilizada en la fabricación del pan), que permiten producir un biodiesel más ecológico. El nuevo proceso de obtención del biodiesel genera menos residuos químicos y disminuye considerablemente el gasto de energía y agua. Así, los investigadores han logrado fabricar grandes cantidades de biodiesel eliminando la generación de glicerina del proceso.

El profesor Diego Luna, encargado de supervisar la tesis doctoral del investigador Cristóbal Verdugo, asegura que “esta innovación es un ejemplo de la llamada química verde, que trata de buscar soluciones a los problemas de la química en la raíz de los procesos y no a posteriori. Este avance permite fabricar biocombustible a pequeña escala cerca de donde se encuentre el residuo a transformar, en lugar de tener que recurrir a grandes instalaciones”.

Los investigadores aseguran que actualmente la forma común de producir biocombustibles es a través de la transesterificación, una reacción química que mezcla metanol y aceites vegetales. En pocas palabras, la reacción permite la transformación de los triglicéridos en biodiesel por el contacto con alcohol (en este caso el metanol). Un proceso que a nivel industrial se acelera añadiendo hidróxido de sodio, mejor conocido como sosa cáustica, un sólido blanco cristalino inodoro que absorbe humedad del aire.

Aunque ha contribuido a disminuir el uso de combustibles fósiles para la generación de energía, este método de obtención de biodiesel hace que la reacción química entre el metanol y las grasas vegetales empleadas rompan las moléculas de los triglicéridos produciendo: tres partes de biodiesel y una parte de glicerol. Este subproducto, además de causar efectos negativos en los motores de combustión interna, es una de las preocupaciones más importantes en la biorefinería industrial, y que causa un gran impacto a nivel económico y medioambiental. Para dar salida a este subproducto se emplean grandes cantidades de agua, contaminada a su vez por la sosa cáustica que se utiliza para acelerar el proceso a nivel industrial.

Variedad de panesEs por ello que desde el Departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba, el investigador Cristóbal Verdugo, acompañado por Diego Luna y Enrique Sancho, han dado con la fórmula para reemplazar el catalizador biológico hasta ahora utilizado (la sosa cáustica) por un tipo de lipasas que suelen ser usadas habitualmente para la producción del pan en la industria alimentaria.

Así, la nueva reacción bioquímica sustituye en glicerol por un monoglicérido, el cual es una molécula de propiedades similares al biodiesel e inocua para los motores.

A pesar de que los investigadores ya habían dado con la fórmula para utilizar la lipasa pancreática del cerdo como sustituto de la sosa cáustica, su utilización implicaba costes demasiado elevados como para ser incorporada a nivel industrial. Por ello, Séneca Green Catalysis ha querido ampliar su investigación para diseñar una fórmula con ingredientes asequibles en el mercado.

La fórmula ha sido exitosamente probada en una planta piloto desarrollada por la empresa, comprobando su competitividad y garantizando la producción de un biodiesel más ecológico. Próximamente está previsto comenzar los trabajos de ampliación para la producción a nivel industrial.