Obtención de bio-carbón a través de la torrefacción

BiocarbónLantec instala su primera planta de torrefacción, cuyo biocoal podrá ser aprovechado por las centrales eléctricas

La ingeniería francesa Thermya ha anunciado el inicio de las obras de construcción de 3 plantas para la obtención de Biocoal (biocarbón) mediante su tecnología patentada de torrefacción de biomasa, el proceso Torspyd. Dos de las plantas se ubican en Francia y la tercera en Urnieta, Guipuzcoa. Se espera que todas ellas estén operativas durante el tercer trimestre de 2011.

En España, el grupo Lantec, a través de su ingeniería Idema, es el promotor de la planta de torrefacción. La misma producirá 20.000 toneladas al año de biocoal, a una velocidad de 2,5 t/h, a partir de 30.000 toneladas de residuos forestales astillados de los montes cercanos.

La inversión será de 4 millones de euros, y una vez en operación, creará 8 puestos de trabajo directo y hasta 20 indirectos, según informa Ramón Monasterio, director general de Lantec. El grupo ha llegado a un acuerdo con Thermya para instalar plantas en todo el mundo tras la de Urnieta.

Comercialización

Según Monasterio, se prevé que la planta esté operativa en octubre de 2011 y que comience a producir a capacidad completa de forma inmediata. El biocoal puede incorporarse al mercado nacional y europeo de generación eléctrica con carbón en combustión, ayudando así a reducir las emisiones de CO2, NOx y SO2; puede sustituir a otros combustibles sólidos en cementeras y siderúrgicas, y tiene campo, si se peletiza, en el sector de la biomasa para uso térmico doméstico o industrial.

El proceso

Se puede definir el proceso Torspyd como una destilación pirolítica escalonada, es decir, un proceso de secado irreversible, que se logra aplicando un tratamiento térmico moderado a la biomasa, a temperaturas menores a 240ºC y en ausencia de oxígeno, que permite la eliminación progresiva de la humedad contenida en ella y su transformación físico-química. El proceso tiene lugar en el interior del reactor o columna de torrefacción en donde circulan en continuo dos flujos a contracorriente: un flujo gaseoso que progresa de abajo hacia arriba y el flujo de biomasa que se mueve de arriba a abajo.

Características del biocoal

Pilas de biomasaEl biocoal mantiene el 95% de la energía de la biomasa original pero su contenido en humedad es inferior al 1%. Además, es un producto hidrófobo e inerte por lo que puede almacenarse sin problemas de degradación en el exterior.

Su capacidad calorífica es de alrededor de 5000 kcal/kg y presenta un riesgo de auto-ignición mínimo, por la deshidratación y la eliminación de volátiles ocurridas en el proceso. La biomasa torrefactada tiene una densidad de 230 kg/m3, pero peletizada llega a 900 kg/m3.

Peletizado

Por su alta friabilidad, resulta muy fácil de triturar y, debido a su elevado contenido en lignina, un aglutinante natural, la peletización es muy eficiente y no requiere de ningún aditivo.

Monasterio asegura que el precio de venta resultará competitivo, pues frente a un rendimiento energético del 88% en la fabricación de pellet de madera, el pellet de biocoal ronda un 94%. La clave está en el menor coste energético del peletizado de la biomasa torrefactada.

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO PARA LAS ELÉCTRICAS

El biocarbón es un combustible sólido de gran poder calorífico que puede sustituir al carbón fósil y ayudar a reducir las emisiones de CO2, NOx y SO2 en las centrales eléctricas. Además, al contrario de lo que ocurre con la biomasa sin procesar, su uso en co-combustión no requiere adaptar la instalación ni realizar ninguna inversión extra, lo cual resulta muy rentable para las empresas de generación.

Además de su rentabilidad, esta co-combustión no produce alquitranes que atasquen los quemadores gracias a su baja humedad, siempre constante. Adicionalmente, necesita menos tiempo y energía que la biomasa fresca para alcanzar la temperatura de inflamabilidad (250ºC).

La co-combustión con biocoal es rápida y eficiente, y presenta una mínima formación de cenizas, escorias y NOx, esto disminuye la necesidad de inyectar aire extra en la zona alta del hogar de las calderas, lo que disminuye el consumo global de combustible.

Fuente: Bioenergy International Español