Desarrollan un tipo especial de batería recargable de zinc para vehículos eléctricos

La batería promete no presentar los problemas actuales de cortocircuito

Vehículo eléctrico Se prevé que para 2015 aumente de forma considerable el mercado global de vehículos eléctricos (VE), pero las tecnologías de baterías actuales no están a la altura de dichas previsiones. En la actualidad, las tecnologías de baterías recargables de plomo y ácido, níquel e hidruro metálico o ion litio presentan aspectos perjudiciales desde las perspectivas medioambiental y económica, y también frecuentes problemas de cortocircuito.

Por tanto, organizaciones de todo el mundo se han reunido para investigar sobre aspectos relacionados con la tecnología de baterías en el marco del proyecto Polyzion, financiado con 2,4 millones de euros a través del 7º Programa Marco de la UE.

Claire Fullarton de la Universidad de Leicester explica que el equipo está desarrollando un nuevo prototipo de batería que ofrecerá mejor rendimiento, seguridad y sostenibilidad medioambiental. “Esta investigación consiste en el desarrollo de una batería de recarga rápida basada en un sistema de plástico y zinc que incorpora un nuevo disolvente barato y sostenible.”

El proyecto Polyzion combina un nuevo tipo de electrolitos (líquidos iónicos) de bajo precio, no sensibles al aire o la humedad y sostenibles, con depósitos nanoestructurados de zinc y nuevos polímeros conductores de carga ultrarrápida. La batería resultante contará con la energía y la densidad de potencia suficiente para competir con tecnologías de batería alternativas en los mercados de los VE.

El Dr. Karl S. Ryder de la Universidad de Leicester explica que se trata de “un proyecto nuevo y apasionante que servirá para generar nuevas tecnologías de almacenamiento de energía destinadas a distintas aplicaciones eléctricas pero centradas en concreto en los vehículos.”

Añade que “el problema de muchos VE estriba en el peso y en la frecuencia con la que es necesario recargar las baterías. Las nuevas tecnologías como las de ion litio son muy buenas pero bastante caras y plantean distintos problemas de seguridad, hasta al punto de que pueden llegar a arder intensamente si se produce una colisión. Nuestro trabajo está dirigido a desarrollar una tecnología completamente nueva para fabricar baterías ligeras, sostenibles, efectivas y seguras.”

© Unión Europea, 2005-2011
CORDIS, http://cordis.europa.eu/