CUANDO SONY DESPERTÓ AÚN SABÍA DE TECNOLOGÍA

La cámara Bloggie 3D inaugura toda una era.

Sony Bloggie 3DQue la compañía Sony no está pasando una buena racha es algo de todos sabido. La multinacional japonesa afronta un bache mayúsculo por la intrusión sufrida en su plataforma de juego online, que dejó en cueros los datos de 77 millones de usuarios. Pero las malas noticias no deberían enturbiar el pensamiento de los directivos de la compañía, porque tienen la solución dentro de casa.

por Manuel Gil Navarro

Este texto tiene como propósito analizar una de las nuevas joyas lanzadas al mercado por Sony: la videocámara Bloggie 3D MHS-FS3, que pese a tanta sigla se trata de la primera videocámara  de alta definición en tres dimensiones, y tamaño de bolsillo. La tecnología que incorpora este pequeño dispositivo, que parece un teléfono móvil (sólo 120 gramos y un grosor de 17,3 mm), es verdaderamente abrumadora.

Con un sensor de tamaño CMOS que rinde algo más de 5 megapíxeles, y dos lentes 2.8 de apertura máxima, es la capacidad de grabar en 3D lo que la catapulta en el segmento. A cualquier usuario amante de llevar su cámara allá donde vaya, este ingenio le hará disfrutar como a un niño.

El efecto 3D es fantástico, aunque lógicamente sólo se puede disfrutar en un televisor que disponga de esta capacidad, algo para lo que Sony recuerda que lanzó su oferta en Bravia. Pero, aunque sólo revise en la pantalla de la cámara, quedará convencido de que tendremos 3D hasta en la sopa. Y será pronto, porque su atractivo es innegable.

Precio elitista

Sony se posiciona con este dispositivo en una vanguardia tecnológica, que empuja hacia la sofisticación del ocio digital. Una línea parecida a la que sostiene Apple, desde su renacimiento en el iPod. El precio de la Bloggie 3D es malo. Nada menos que 270 euros, lo que la aleja de apuntar al mercado del gran consumo.

Pero, para aquellos que no quieran leer ni un manual de instrucciones, y deseen llevar en el bolsillo la mejor calidad para sus vídeos domésticos, la de Sony es una buena opción.

La cámara se carga y se usa sin cables añadidos. Es una especie de súplica escuchada por el Olimpo. En la propia cámara hay una salida USB con la que se descargan los vídeos y fotos, además de que recarga la batería de la Bloggie. La cámara tiene una memoria interna, con espacio para grabar hasta 4 horas de vídeo en HD, una capacidad más que suficiente, aunque no sobraría una ranura para expansión con tarjetas SD.

El software para editar los contenidos, y colgarlos en distintas redes sociales, viene preinstalado en la cámara, por lo que tampoco incorpora el clásico CD-ROM.

La presentación con la que Sony vende su nueva videocámara es parecida a la que se emplea en el mercado del caviar ruso para los Beluga. En una exquisita caja negra, sobre una bandeja del mismo color, la Bloggie 3D se aparece como si de una joya se tratase. Y esa es la idea que pretende transmitir la firma nipona.

Sony prevé un beneficio neto de 975 millones de dólares para el año fiscal que ha comenzado a partir del 1 de abril. Aunque su estrella sea la PS3, no debería dejar de lado el mercado de la imagen, porque aún lidera la tecnología, aunque se le olvide.

Publicado en Diario Negocio, el día 26 de mayo de 2011

Etiquetas: ,