NUEVO HORMIGÓN QUE SOPORTA LAS FUERZAS DE UN TERREMOTO

Además de despertar los olvidados planes de contingencia ante riesgos por causas naturales en España, el terremoto sucedido durante esta semana en Lorca ha levantado dudas respecto a la capacidad estructural que presentan los edificios de la costa sur del país, los cuales evidentemente no han sido construidos para resistir a las fuertes embestidas de un sismo.

Es entonces cuando despierta el interés por las investigaciones que se han llevado a cabo últimamente para intentar conseguir materiales de construcción más resistentes a los esfuerzos ocasionados por causas de fuerza mayor, ya que el hormigón convencional que se utiliza actualmente en la construcción es un material frágil ante las fuertes embestidas que puede ocasionar un terremoto.

Uno de estos proyectos es el recientemente presentado por Gonzalo Melián, un profesor de urbanismo de la IE Universidad de Segovia, quien ha diseñado un hormigón auto-compactable con mayor resistencia a vibraciones físicas, gracias a la adición de pequeñas fracciones de fibras cortas de polipropileno, que le hacen más flexible. Así, el material plantea la incorporación de pequeñas porciones de polipropileno como complemento al acero que se introduce en el hormigón para hacerlo más dúctil. De esta manera se podrá aplicar tanto a elementos prefabricados, como en los propios emplazamientos de construcción (vigas, viguetas o pilares).

Pruebas estructuralesProbado y demostrado

Para conocer las características y propiedades del nuevo material de construcción desarrollado por Melián, el investigador lo sometió a más de mil ensayos mecánicos y físicos. Concretamente, los trabajos se dividieron en tres tipos: mecánicos estáticos, mecánicos dinámicos y físicos.

Tras haber realizado los ensayos experimentales pertinentes, los resultados arrojados han demostrado que el nuevo material presenta mayor ductibilidad y endurecimiento por deformación que el hormigón convencional.

Así, el profesor Melián indica que al incorporar el polipropileno en forma de microfibras, “el material es capaz de resistir más, al microfisurarse, lo que hace que resista la parte del edificio que integra”, como por ejemplo, un pilar